Actividades y proceso de Perfeccionamiento y profundización

Dia a día el mundo globalizado nos enfrenta a más y mayores retos y es así como en la modernidad donde la competitividad juega un papel importante es esencial que las organizaciones se adapten y sobre todo adopten modelos específicos de gestión con reconocimiento internacional que permitan el sostenimiento operativo de sus actividades a través del tiempo y en un marco de referencia especifico. De esta manera es como las organizaciones se han venido acreditando y siguiendo modelos de gestión como en el caso de las normas de la familia ISO, tales como la ISO 9001, la ISO 14001, la ISO 45001 entre otras.

En referencia a la Norma ISO 9001, ésta es apta para aquellas organizaciones que se quieran enfocar hacia la directriz de un sistema de gestión de calidad, el cual se define como un sistema documentado, estandarizado y estable con una serie de requisitos a cumplir con el fin de orientar sus recursos hacia la satisfacción del cliente, brindar productos/servicios de calidad  y ser más competitivo en el mercado, disminuyendo la incertidumbre y garantizando el mejoramiento continuo de la organización.

Así mismo, es imperante para estas organizaciones que se mantenga siempre un sistema documental independientemente del tipo de sistema de gestión que se tenga, en el cual se identifique claramente cada proceso y su conexión con el resto, y en donde además se establezca las condiciones para la creación de la documentación asociada al sistema y por último se administre la misma.

A través del seguimiento del ciclo PHVA (Deming), nace la necesidad de efectuar auditorías con el fin de determinar el grado de cumplimiento de los requisitos establecidos por la norma, de tal manera que se puedan detectar fallas para corregirlas a tiempo mediante acciones correctivas, o bien sea evitarlas mediante la identificación y el tratamiento de los riesgos, terminando así finalmente en el proceso de la mejora continua como principio asociado a la versión 2015 de la ISO 9001.